Madre solo hay una: Capítulo 10

madre-solo-una-2

 

–No mames –fue lo primero que dijo Felícitas al abrir los ojos esa mañana, con el sol en todo su esplendor y con un chingo de dolor. Se cubrió los ojos mientras intentaba ponerse de pie, medio pudo sentarse, pero el dolor no la dejó del todo. Prefirió seguir acostada tapándose la vista del sol con las manos.

 

CONTINUAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s